Boston barre a NOLA con un Tatum de escándalo

Escrito por: Redacción Enero 12, 2020 136

Ni Holiday, ni Redick, ni Favors, ni por supuesto Zion Williamson. Demasiado. Demasiado para unos Boston Celtics que venían además de un día de descanso ad hoc, idea de Brad Stevens, quien consideró que una jornada libre y de desconexión tras una racha dura de partidos, le sentaría fenomenal a sus tropas. Y acertó de pleno.

Llamando al All-Star
Aunque a uno el descanso le ha sentado mejor que a todos los demás. Jayson Tatum, en su tercer año en la NBA, acaba de superar por primera vez la siempre difícil marca (incluso para un gran anotador) de los 40 puntos. Desde ahora recordará con especial cariño a los New Orleans Pelicans, conjunto al que endosó 41 tantos en una velada donde casi todo fue para adentro. 16 de 22 en tiros de campo; 6 de 9 en triples y triunfo apabullante por 140 a 105 que resulta además la máxima anotación también los verdes en el presente curso.

“Los tiros iban entrando. Me fui sintiendo bien. Sentí que estábamos jugando con mucho carácter en ambos lados de la cancha desde el pitido inicial. Hicimos bien nuestro trabajo, mucho mejor de lo que lo hemos venido haciendo últimamente”, explicó, bien en la autocrítica, Tatum a los micrófonos.
El forward estuvo acompañado en el parquet por la mejor versión de Enes Kanter desde que fichó el pasado verano por la franquicia, con 22 tantos y 19 rebotes en sólo 23 minutos desde la suplencia, y el mejor +/- de la noche en manos de Gordon Hayward (+38), quien contribuyó en lo individual con 19 puntos en un certero carro de tiro de 8 de 11.

Mal los ex-lakers
Alvyn Gentry vuelve (otra vez) a no confiar en Jahlil Okafor, quien llevaba varios partidos fuera de la rotación y quien anoche, a pesar de la baja de Favors, fue suplente en beneficio de Jaxon Hayes, uno que, por otra parte y con 20 puntos, fue casi el mejor de los suyos y consolida el descaro y confianza que está evidenciando con el transcurso de las semanas. Nada de rookie wall; más bien todo lo contrario.

No fue la noche tampoco ni mucho menos de dos de los hombres elegidos para liderar a la franquicia en los años venideros. Lonzo Ball y Brandon Ingram se combinaron para un 8 de 27 en tiros de campo, y en la misma línea estuvieron Josh Hart (3/12) y E’Twaun Moore (4/12), titulares también anoche.

Zion, cada vez más cerca
Por buscar algo bueno en NOLA anoche… Zion logró más atracción y atención en el warm up que el resto de sus compañeros en todo el partido. El ex de Duke continuó con sus rutinas de 3 vs 3, y dejó un espectacular mate por debajo de las piernas y sin carrerilla, la mejor pista de que está casi listo para volver debutar.
“El único problema es que apenas estamos teniendo tiempo para entrenar”, explicaba Gentry sobre su adaptación y búsqueda del punto óptimo antes de llamarlo a filas. “Está cerca el día en que lo llamemos para sacarlo ahí fuera a jugar por primera vez… pero todavía no tenemos una fecha exacta”.

Se lo están tomando con una cautela tremenda en NOLA respecto a la mayor esperanza de la franquicia de la próxima década. Lo que iba a ser un debut en diciembre ahora es difícil asegurar si tendrá lugar antes del All-Star.

 

Información adicional

  • Fuente:: nbamaniacs
Valora este artículo
(0 votos)
Ad Sidebar