Nielsen renuncia a ser secretaria de Seguridad Nacional

Escrito por: Redacción Abril 08, 2019 69
WASHINGTON — La secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen renunció el domingo en medio de la creciente frustración del gobierno por la gran cantidad de familias centroamericanas que están cruzando la frontera sur de Estados Unidos.
 
El presidente Donald Trump anunció en un tuit que Kevin McAleenan, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, se convertirá en director interino del departamento. Desde hace tiempo McAleenan es un funcionario fronterizo que goza de buena reputación en el Congreso y en el gobierno. La decisión de nombrar a un funcionario de inmigración para que ocupe el puesto refleja la prioridad que le da Trump a este departamento de gran tamaño fundado originalmente para combatir el terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.
 
Aunque los asesores de Trump avizoraban un cambio de personal en Seguridad Nacional y ya habían retirado la nominación para otro puesto clave en cuestiones de inmigración, el suceso del domingo fue inesperado.
 
Nielsen viajó el viernes a la frontera entre Estados Unidos y México junto con Trump para participar en una mesa redonda con agentes fronterizos y policías locales. Allí hizo eco a los comentarios del mandatario sobre la situación en la frontera, aunque se escabulló un rato de la habitación sin dar explicaciones mientras Trump hablaba.
 
Mientras recorrían una sección de barreras fronterizas recién reconstruidas, Nielsen acompañó a Trump, presentándolo a los funcionarios locales.
 
Posteriormente regresó a Washington en una aeronave de la Guardia Costera mientras que el mandatario continuó con una gira de recaudación de fondos por California y Nevada.
 
Nielsen estaba cada vez más frustrada por lo que consideraba una falta de respaldo de otros departamentos y una creciente intromisión de parte de asesores de Trump, señalaron tres personas al tanto de los detalles de su renuncia, las cuales hablaron a condición de guardar el anonimato porque no están autorizadas a declarar sobre el asunto.
 
Acudió a la Casa Blanca el domingo para hablar con el presidente sin saber si sería despedida o renunciaría. A fin de cuentas renunció, aunque no fue obligada a hacerlo, señalaron.
 
Su carta de renuncia no contenía ninguna insinuación de controversia, a diferencia de las de otros funcionarios que han dejado este gobierno.
 
“A pesar de nuestros avances en reformar la seguridad nacional para una nueva era, he decidido que es el momento adecuado para que yo deje el puesto”, escribió. “Espero que el próximo secretario tenga el respaldo del Congreso y de los tribunales para corregir las leyes que han obstruido nuestra capacidad para proteger completamente las fronteras de Estados Unidos y que han contribuido a la discordia en el debate en nuestra nación”.
 
Hubo tensiones persistentes entre la Casa Blanca y Nielsen casi desde el momento en que se convirtió en secretaria, después de que su predecesor, John Kelly, pasó a ser jefe de despacho de la residencia presidencial en 2017.
 
Nielsen era vista como opuesta a algunas de las medidas más duras para el control de la inmigración respaldadas por el presidente y sus asesores, en especial el consejero Stephen Miller, en cuestiones relativas a la frontera y en otras, como por ejemplo el estatus de protección para algunos refugiados.
 
Una vez que Kelly dejó la Casa Blanca el año pasado, los días de Nielsen en el puesto parecían estar contados. Ella esperaba haber sido despedida en noviembre, pero eso no ocurrió.
 
Sin embargo, en las últimas semanas, mientras una nueva ola de inmigrantes abruma los recursos disponibles en la frontera y Trump intenta controlar el asunto con miras a su campaña de reelección para el 2020, las tensiones volvieron a resurgir.
 
La gota que derramó el vaso llegó cuando Trump no le avisó con anticipación ni le dio oportunidad de dialogar sobre la decisión de él de retirar la nominación de Ron Vitiello, director interino del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, para encabezar esa agencia. Esa medida es vista como parte de una iniciativa de Miller, partidario de aplicar mano dura para controlar la inmigración, y sus aliados en la Casa Blanca con el fin de despejar el terreno en el departamento y traer a más personal que comparta sus puntos de vista, señalaron las personas al tanto de lo ocurrido.
 
Nielsen quería hablar con Trump sobre la medida durante su visita a la frontera el viernes, pero como no hubo tiempo, solicitó la reunión el domingo.
 
Llegó a ella preparada para renunciar, según lo que escuchara. Las personas describieron que ambas partes tenían crecientes frustraciones: el presidente estaba exasperado por la situación en la frontera y Nielsen se sentía frustrada por acciones de la Casa Blanca que consideraba contraproducentes.

Fuente: Ap

Valora este artículo
(0 votos)
Ad Sidebar